Domingo 19de Mayo de 2024CORRIENTES17°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$865,5

Dolar Venta:$905,5

Domingo 19de Mayo de 2024CORRIENTES17°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$865,5

Dolar Venta:$905,5

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

El misterio del “Mesón de Fierro”

El meteorito es un fragmento meteórico que formó parte de un gran aerolito caído hace más de 4000 años en el oeste santiagueño y  sudeste del Chaco, en una zona fronteriza de ambas provincias que es conocida actualmente como Campo del Cielo. Una lluvia meteórica azotó esta región y quedaron muchos restos de distinto tamaño como testimonio del evento astronómico.
Meteoritos. Las lluvias meteóricas sobre nuestro planeta son una posibilidad.

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

En la época que cayó la lluvia meteórica seguramente los numerosos indígenas dela zona asistieron a un espectáculo fascinante y terrorífico al mismo tiempo. La explosión del bólido a gran altura y el descenso rectilíneo  de los restos a lo largo de 70 o más kilómetros en forma llameante y espectacular, ante el asombro de los circunstanciales testigo, los aborígenes, que decidieron llamar a la zona “PIguén Noraltá”, que significa Campo del Cielo.

Hundidos en la tierra, a mayor o menor profundidad, según su tamaño, esos fragmentos permanecieron ignorados durante mucho tiempo, salvo el caso de la mole llamada el “Mesón de Fierro” por su forma y naturaleza metálica. Se cree que este meteorito, tal vez el único de su tamaño descubierto, fue objeto de veneración por parte de los nativos de la zona circundante. Al llegar los conquistadores españoles, tuvieron conocimiento del meteorito por referencia de los aborígenes y trataron de localizarlo. El primero en descubrir el Mesón de Fierro fue el capitán Hernán Mejía Miraval, compañero de Francisco de Aguirre, fundador de Santiago del Estero en 1553, la ciudad más antigua de la Argentina. Ocho años más tarde fundó  La Serena, en Chile. Este conquistador excepcional exploró lo que hoy es la provincia de Córdoba, y llegó hasta las costas del Paraná y el Bermejo. Se destacó por su carácter enérgico, talento organizativo, respeto por la palabra empeñada y exigencia, murió en el valle de Copiapó a los 81 años. En el tiempo de Francisco de Aguirre, fueron fundadas las ciudades de Mendoza (1562), San Juan (también en 1562), San Miguel de Tucumán (1565), Córdoba (1573), Santa Fe (1573) y Buenos Aires (refundada en 1580). 

Hernán Mejía de Miraval fue un capitán español que trajo trigo de Chile en 1556 para cultivarlo en distintas ciudades, así como también la vid, con sarmientos traídos de La Serena.

Expediciones por encontrarlo.

El 15 de febrero de 1783 una expedición comandada por el capitán Rubén de Celis, descubre la mole pétrea e informa al virrey Vértiz acerca de este hallazgo. Ya en el siglo XIX no decae el interés por el extraño y gigantesco meteorito, pero todas las expediciones resultan infructuosas. Ya en el siglo XX, en la década del 60 y tras el descubrimiento de varios fragmentos, que fueron destinados a distintos museos del país y del exterior, el norteamericano William Cassidy, explora la zona de la caída del meteorito con modernos elementos de detección. El resultado fue muy importante, por el descubrimiento de grandes moles meteóricas, aunque la del Mesón de Fierro se ha mantenido hasta hoy oculta en el mayor de los misterios.

Entretanto y a juicio de una alta entidad científica de los Estados Unidos, la existencia de un área extremadamente reducida regada de meteoritos, es un caso único en el mundo, continúa sin instrumentarse el parque específico creado por resolución del gobernador Miguel  Angel Basai a fines de la década del 60. Esto es realmente un regalo del cielo para esta zona y los chaqueños deben arbitrar la medidas para convertir esta zona en un verdadero parque Nacional, donde la presencia de los meteoritos en distintos lugares sea un atractivo turístico para todos los estudiosos de la astronomía, investigadores y turistas que sin duda van a llenar la zona. Ya hubo casos de intentos de robarse algún meteorito, incluso los más grandes, queriendo llevárselos hasta usando camiones para cargarlos. Hubo un caso muy conocido en su momento en que cargaron un meteorito de medianas dimensiones en un camión que se lo llevó. Quienes vieron esto hicieron la denuncia a las autoridades policiales correspondientes, que rápidamente tomaron medidas y lograron identificar al camión y lo persiguieron durante varios kilómetros hasta que pudieron interceptarlo y rescatar el meteorito hasta regresarlo a su lugar de origen. No obstante algunos más pequeños y en distintas circunstancias, pudieron haber sido sacados de la zona e incluso se los puede ver en algunos museos del país.

Presencia. El meteorito Mesón de Fierro  es una leyenda en la astronomía chaqueña.

¿Qué es un meteorito?

Un cuerpo celeste que vaga por el espacio y se llama asteroide, puede ser de variadas dimensiones, incluso de muchas toneladas, como habría sido el meteorito que ocasionó la extinción de los dinosaurios hace uns 65 millones de años. Por lo general están constituidos por distintos metales que pueden ser cobre, hierro, níquel  y hasta oro, todo lo cual cual conforma una masa pétrea que al entrar en la atmósfera terrestre se quema y se parte en varios pedazos que pueden ser de mayor o menor medida ocasionando los meteoritos. Nuestro planeta está expuesto a recibir la inesperada visita de un meteorito de grande dimensiones que podría ocasionar grandes catástrofes en distintos puntos del planeta. Todo depende del tamaño del meteorito y la zona donde impacte. Incluso hay teorías científicas que afirman que la vida puede haber sido traída al planeta por una lluvia de meteoritos que dieron inicio al desarrollo de la vida en sus distintas etapas. Incluso hay científicos que afirman que los meteoritos jugaron un importante papel sobre el origen de la vida en nuestro planeta. El material orgánico traído por cometas, meteoritos y polvo estelar pudieron haber constituido el punto de partida, el “caldo inicial” para el comienzo de la vida en nuestro planeta. Los científicos creen que las moléculas necesarias para formar una membrana celular y por lo tanto para el inicio de la vida en el planeta pudieron haber sido transportadas  por meteoritos y cometas. De lo cual se infiere que la vida similar a la terrestre puede estar diseminada por todo el universo.

Pero volviendo al Mesón de Fierro, es una masa meteórica caída hace unos 4000-6000 años en la zona conocida como campo del Cielo, cercano a Gancedo en la provincia del Chaco, Tendría un peso de entre 15 o 20.000 kilos y unas medidas de  2,80 mt por 1,90 aproximadamente. Es un meteorito que figura entre los 10 más grandes del mundo.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error